Yoga para dormir

09
Oct

Yoga para dormir

El estrés diario puede favorecer al desarrollo de enfermedades como el insomnio. Las preocupaciones y ansiedades del día muchas veces nos impiden descansar. Sin embargo, existen rutinas y ejercicios para dormir mejor, que ayudan a controlar las emociones negativas y el descanso. Hablamos del yoga.

El yoga es útil para calmar la mente y aliviar la tensión del cuerpo; practicarla es un remedio eficaz para conciliar el sueño de forma natural.

 

yoga dormir

 

De acuerdo con un estudio del Brigham and Women’s Hospital y la escuela médica de Harvard, si practicas esta disciplina, durante cuarenta y cinco minutos antes de ir a la cama, reducirás de manera efectiva los trastornos del sueño. Con un buen ejercicio de respiración oxigenarás tu cuerpo por completo

 

1. Uttanasana. Parada, dobla tu cuerpo hacia delante desde la cadera; con las rodillas estiradas, de ser posible. Pon tus palmas de las manos o las puntas de los dedos ligeramente en el suelo, por delante o junto a tus pies. Presiona los talones firmemente en el suelo. Ayuda a liberar la tensión en las piernas y las caderas.

 

2. Pose del niño o Balasana. Siéntate sobre tus talones e inclínate hacia el frente. Apoya la frente en el suelo. Es una postura de relajación; la columna se inclina hacia delante 110 grados. Calma la mente y relaja el cuerpo por completo.

 

3. Halasana. Es una postura de inversión. Acostada sobre la espalda con las piernas juntas, levántalas hasta un ángulo de 90 grados. Apóyate en las manos y lleva las piernas hacia atrás levantando la espalda del suelo. Dobla las rodillas y apóyalas sobre la frente para luego llevar las puntas de tus pies hasta el suelo detrás de tu cabeza. Al invertir el flujo de la sangre se llena de vitalidad tu cuerpo. Hazla durante cinco minutos para conciliar el sueño.

 

viparita_karani_mudra

 

4. Viparita Karani. Excelente para relajarse y reducir el estrés. Acostada sobre el piso, puedes pegar tus glúteos en la pared y recargar tus piernas sobre ésta. Apoya el peso del cuerpo en las palmas de tus manos y levanta las piernas con las rodillas dobladas hacia el pecho. Apoya los hombros en el suelo. Luego, estira las piernas y apóyalas contra la pared.

 

5. Savasana. Para finalizar, como un momento de meditación, acuéstate y relájate. Consiste en centrar toda tu atención en la respiración y olvidarte de todas tus preocupaciones.

 

Para completar esta rutina, puedes cenar ligero y mantenerte hidratada correctamente durante el día. También puedes encender un incienso o velas, disfruta de las esencias que relajen tu mente y cuerpo. Date unos minutos para ti misma. Un buen sueño te ayudará a prevenir trastornos que tarde o temprano pueden afectar tu vida.