El secreto de la atracción no está en el físico, el deseo, la inteligencia, sino este tipo de conexión

15
May

El secreto de la atracción no está en el físico, el deseo, la inteligencia, sino este tipo de conexión

Un nuevo estudio de la Universidad de Lübeck, publicado en la revista PNAS, considera que la clave de la atracción está en qué tanta conexión haya en la lectura de las emociones.

Esto quiere decir que una persona nos parecerá más atractiva entre mejor podamos descifrar sus sentimientos e intenciones. Esto sucede porque, cuando decodificamos el pensamiento y las emociones de alguien, se activan las zonas de recompensa en el cerebro y, por ello, sentimos placer.

Si las señales emocionales enviados por un emisor (por ejemplo una expresión facial de miedo o tristeza) pueden ser procesados de manera eficiente por el cerebro del receptor, entonces su sistema de recompensas se disparará y se sentirán atraídos por el remitente”, explica la profesora Silke Anders, autora del estudio. “Creo que lo que hace que nuestros hallazgos sean realmente emocionantes es el hecho de que la comprensión y la atracción personal parecen depender tanto del cerebro del remitente como del cerebro del perceptor, y de lo bien que coinciden entre ellos”.

Para lograr una interacción social exitosa es esencial entender y continuamente actualizar las informaciones sobre las intenciones y emociones de otras personas (en este caso, de la pareja), anticiparse al comportamiento de los otros y adaptar su propio comportamiento en consecuencia.

Así que, si la comunicación de pareja no está funcionando bien, no significa que las personas no estén interesadas, sino que tal vez el vocabulario neuronal no es lo suficientemente grande, o bien, compatible con el lenguaje emitido por la otra persona.

Por fortuna, este es sólo un primer hallazgo. Los científicos buscan llevar a cabo más estudios para verificar, por ejemplo, si esta comprensión puede cambiar con el tiempo o si es posible aprender a leer a otras personas.