blog

19
Jun

¿Qué tanto penetra en ti?

La frase es engañosa, porque pocas veces somos conscientes de que el mundo entero penetra nuestros sentidos en todo momento y generalmente pensamos sólo en su variante relativa a la sexualidad. Nuestro estado mental y el emocional son tanto receptores como reflejo de todo nuestro entorno. Cada vez que entramos en contacto con algo, ese contacto genera energía y, por lo tanto, surge algo nuevo.

Vivimos actualmente en continua exposición a una sobredosis de estímulos de todo tipo. El estrés y la alteración emocional que los factores externos nos provocan tienen repercusiones en nuestra salud, pues el cuerpo activa mecanismos de defensa inconscientes que muchas veces resultan dejarnos como anestesiados con respecto a la escucha de nuestros propios estados internos.

No es un mito que las mujeres somos particularmente receptivas a las energías del entorno. Por ello, debemos tomar siempre en cuenta todo aquello que nos genera un desgaste de energía, que puede ser desde el ruido hasta el bombardeo energético de información de las redes sociales o simplemente el contacto con personas con personalidades de baja frecuencia o que nos hacen mala compañía.

Como parte del ejercicio de nuestro autocuidado, es importante estar alerta respecto a lo que acogemos internamente a través de cada uno de nuestros sentidos, buscando organizarnos para erradicar las fuentes de molestia a nuestro alrededor y favorecer nuestra armonía interna.