Fotos, pinturas y esculturas que no satanizan la lactancia

21
Jul

Fotos, pinturas y esculturas que no satanizan la lactancia

¿En qué momento se volvió desagradable, impúdico e incluso ofensivo amamantar a un bebé? Hay cientos de parques, centros comerciales y otros lugares públicos donde no está permitido dar el pecho, donde le pedirán a las mujeres que se cubran, o bien, las obligarán a que se retiren.

¿Cuándo fue este punto de quiebre? ¿Cuál fue el día en el que la lactancia de repente dejó de ser un acto humano, normal e incluso de gran belleza? ¿Quién lo empezó a señalar negativamente?

Hoy, las redes sociales como Facebook o Instagram te censuran o bloquean las cuentas en donde se muestren fotografías de lactancia materna. Sin embargo, por siglos este fue un acto que inspiró cientos de pinturas y esculturas, fue un acto que era bien visto en la cotidianeidad de la realeza misma, o que podía hacerse en medio de una misa, o que podía utilizarse incluso como imagen de una postal.

 

 

Arte japonés de los años 1700.

 

1

 

Aún más antigua es esta pintura de Leonardo da Vinci, Madonna Litta, 1490-1491.

 

2

 

Incluso en medio de la realeza, dar a pecho fue un acto normal, como muestra este retrato de Gabriel Joseph de Froment, Baron de Castille, su esposa, la princesa Hermine Aline Dorothée de Rohan y su familia, 1825.

 

3

 

Esta es la iglesia Our Lady of Grace, en San Giovanni Rotondo, Italia. Tampoco en este caso se censura la imagen de María dando el pecho a Jesús.

 

4

 

Lo cual nos lleva a esta imagen de cómo nadie se molestaba porque esta mujer amamantara en una iglesia, 1871.

 

5

 

Incluso, había propaganda para que las mujeres dieran el pecho, como algo saludable, y nadie arrancaba estos afiches de las paredes, 1930.

 

6

 

Hasta en Plaza Sésamo, un programa familiar, mostraba este acto tan natural, 1977.

 

7

 

Ejemplo de postales vintage, que viajaron en el sistema postal sin estar cubiertas por ningún sobre.

 

8

 

Inglaterra es uno de los lugares que pide a las mujeres que se cubran en lugares públicos mientras dan el pecho. Irónicamente, justo afuera del palacio de Buckingham, Londres, esta escultura ha amamantando a su bebé por años.

 

9