blog

31
Jul

El diálogo de pareja y la copa menstrual

La aventura de iniciarnos al uso de la copa menstrual incluye elementos bien terrenales como el aprender a colocarla, a sacarla y a esterilizarla, pero también otros aspectos más íntimos como el explicarle a nuestra pareja de qué se trata este accesorio y determinar si queremos que se involucre o no en nuestro proceso de adaptación.

Dentro de la relación de pareja, el tema de la menstruación puede ser abordado libremente o evitarse. Lo cierto es que la copa menstrual ha abierto espacios para que muchas parejas heterosexuales abran el diálogo en cuanto a nuestros procesos hormonales, así como sobre las particularidades, los cuidados y las preferencias propias a cada fase de nuestro ciclo menstrual individual.

Si bien algunas mujeres optan por ni siquiera mencionarle a su pareja de su nueva adquisición, muchas otras nos comparten en cambio testimonios del interés genuino que demuestran sus compañeros al respecto de la copa. Algunas mujeres inclusive recurren a su pareja como asistente si acaso llegan a encontrar dificultades para introducir o extraer la copa de su vagina, para auxiliarlas con la limpieza de la copa o hasta para llevar un control de la cantidad de flujo que liberan en cada periodo.

Esta forma de relacionarse es un regalo que en muchas ocasiones deriva de la copa, al propiciar esta naturalidad y cercanía con nuestro flujo menstrual y con nuestro cuerpo. Nuestros compañeros suelen reconocer los beneficios ambientales y económicos que conlleva el uso de la copa y muchos celebran la sensación de libertad que experimenta su pareja al despedirse de los incómodos y nocivos productos desechables.

Por otro lado, también hay testimonios de que la copa es un aporte para la relación amorosa al ampliar el espectro de las prácticas sexuales durante los días de menstruación sin incomodidades, abarcando desde el sexo oral hasta la penetración parcial o completa.

Leave a Reply