blog

09
Jul

Cantos medicina

El timbre y las cualidades de la voz varían a lo largo del ciclo menstrual, pero independientemente de las variaciones por cuestiones hormonales y fisiológicas, cantar es una actividad que genera estados mentales y emocionales de bienestar y fomenta ciertas cualidades de intuición.

El sonido tienen un poder inestimable para la sanación. La vibración y las frecuencias sonoras han sido claves para reestablecer la salud, así como para profundizar estados de meditación y de consciencia elevada. Los mantras y otros cantos de tradiciones ancestrales en múltiples culturas son vehículos de sanación.

Los llamados cantos medicina tienen la característica de surgir en un contexto ritual. A la manera de un potente rezo, conectan el espíritu y el centro energético del corazón a través de la música y la voz.

A pesar de que en los medios digitales ya se encuentran disponibles bajo ese nombre, los cantos medicina en diferentes tradiciones se “entregan” bajo un protocolo ceremonial a las personas identificadas como dignas portadoras de las oraciones, especialmente a los curanderos o shamanes, quienes tienen la responsabilidad de cuidar de la comunidad, tanto de su salud física como su bienestar espiritual. Aún hoy en día, la transmisión de los cantos medicina sigue un protocolo de preparación en el que quien los recibe tiene la tarea de mantenerse durante cerca del tutor o abuelo durante su aprendizaje hasta que se le autoriza no sólo cantarlos sino empezar a guiar los rituales. El aprendiz solicita los cantos a través de una ofrenda y se compromete a “caminar el canto” a lo largo de un determinado tiempo y debe observar un periodo de purificación y ofrenda.

Cada canto medicina cumple una función al interior de las ceremonias. Los hay de apertura, de invocación, de petición, de agradecimiento y de cierre. Sirviéndose de los cantos como de instrumentos quirúrgicos a nivel energético, los abuelos pueden armonizar elementos de nuestra naturaleza humana tanto al nivel individual como al colectivo. Las personas que portan los cantos desarrollan durante años cualidades espirituales que les permiten recibir melodías desde otros planos de consciencia y entregarlos para potenciar el rezo.

Estos cantos se han popularizado en la actualidad . Según los abuelos de diferentes tradiciones, esta diusión genera la oportunidad de hacerlos perdurar y de favorecer una reconexión cada vez más extensa con las energías del Gran espíritu y de la Tierra.