blog

31
Mar

EL AMOR POR TI MISMA

Muchas veces te preguntan si estas de malas o en tus días. Casi nunca tu humor responde a esas preguntas. La mayoría de las veces es que nos dejamos mimetizar con la dinámica de vida que llevamos día a día, y nos olvidamos que debemos poner un alto momentáneo y tomar un respiro. Es por eso que hoy te recomendamos cinco acciones para volver a estar bien contigo misma:

1. Deja tu inocencia volar

Dale permiso a tu niña/o interno para que salga a jugar. Todas esas boberías, cosas graciosas o pequeños sueños o costumbres que aún llevas contigo, desde lo más profundo de tu inocencia, déjalos salir de vez en cuando. No temas sonar infantil o algo, sé feliz. Haz lo que tengas y sientas que debes hacer, nada más. De seguro lo disfrutarás y te sentirás libre.

2. Practica la amabilidad contigo misma

Solemos ser conscientes de que hay que ser amable con otros, no siempre con nosotras mismas. Prueba a hablar bien de ti misma, de no hacer lo que no harías al resto, o no te gustaría que te hicieran, darte un trato especial y ponerlo en práctica todos los días. Definitivamente te hará más feliz.

3. Perdónate

Olvida tus errores, empieza de cero contigo misma y no arrastres culpas más de lo que deberías hacer. Si aún tienes un gran arrepentimiento en tu corazón, haz algo para cambiarlo. Sé sincera contigo y renueva aquellas malas energías que estabas arrastrando hace mucho tiempo. No sacas nada con continuar de esa manera. Te lo mereces.

4. Intenta seguir lo que dice tu corazón

Con sabiduría y calma, no reprimas lo que te dice tu instinto, lo que sabes que esconde tu corazón. Taparlo solo hará que te sientas mal, y traerá frustración a tu vida. Cumple tus deseos si crees que eso es lo correcto, siempre consultándote a ti misma si es lo que realmente quieres. No vivas según las reglas que otros quieren, sino nunca te lo perdonarás.

5. Celébrate a ti misma

¡Sin pudor! ¿Qué importa lo que diga el resto? ¿Qué es egocéntrico? Date pequeñas muestras de afecto y de decir “soy genial en esto”. O también “me gusta aquella característica de mi, o la mirada que tengo sobre este tema”. ¡Haz un cambio en ti, y saca lo que realmente tienes dentro!